Empfohlene Beiträge

Hola a todos,

queria preguntar como se differencia el lenguaje de espanol en otros paises como en Sudamerica. Donde hay otras palabras q no existen en espana por ejemplo?

 

Saludos y besos :D

Diesen Beitrag teilen


Link zum Beitrag

... sea como sea ... así debe buscar la guapa "camryn75" los vínculos ya mencionados ella misma con las informaciones deseadas ... :o

Diesen Beitrag teilen


Link zum Beitrag

Buen día 

Si buscas en Internet por "diferencias entre el castellano español y el sudamericano" encuentras mucha diferencia. No es que ciertas palabras no existan, es que tienen un significado totalmente diferente, en Sudamérica hablan un castellano americanizado muchas veces, aquí por ejemplo al coche le llamamos coche, allí le dicen auto, carro, aquí comemos patatas, ellos comen papas, igual que los Canarios. La lista sería interminable, mejor que busques tú directamente por tu cuenta para hacerte una idea.

Y por cierto, diferencia es con una f, no con 2.

Diesen Beitrag teilen


Link zum Beitrag

Erstelle ein Benutzerkonto oder melde dich an, um zu kommentieren

Du musst ein Benutzerkonto haben, um einen Kommentar verfassen zu können

Benutzerkonto erstellen

Neues Benutzerkonto für unsere Community erstellen. Es ist einfach!

Neues Benutzerkonto erstellen

Anmelden

Du hast bereits ein Benutzerkonto? Melde dich hier an.

Jetzt anmelden

  • Gleiche Inhalte

    • Von Rita
      La misa de las ánimas
      Cuento

      de un anónimo español


      Pues eran un padre y una madre y ambos eran muy pobres y tenían tres hijos pequeños. Pero es que, además de ser tan pobres, el padre tuvo un día que dejar de trabajar porque se puso enfermo y sólo quedaba la madre para buscar el sustento de todos y entonces la madre, no sabiendo qué hacer, tuvo que salir a pedir limosna. Así que salió y anduvo todo un día de acá para allá pidiendo limosna y cuando ya caía la tarde había conseguido recoger una peseta. Entonces fue a comprar comida, porque quería preparar un cocido para que comieran los niños y ella y su marido, pero resultó que aún le faltaban veinte céntimos, y como no podía conseguir lo que faltaba, pensó:

      -¿Para qué quiero esta peseta si no puedo llevar comida para todos? Pues lo que voy a hacer es pagar una misa con esta peseta que he sacado.

      Y una vez que lo pensó se dijo:

      -¿Y para quién diré la misa?

      Así que le estuvo dando vueltas al asunto y al cabo del rato dijo:

      -Le voy a encargar al cura que diga una misa por el alma más necesitada.

      Conque se fue a ver al cura, le entregó la peseta y le dijo:

      -Padre, hágame usted el favor de decirme una misa por el alma más necesitada.

    • Von Rita
      Juan Bobo
      Cuento
      de un anónimo español
      Había un muchacho al que llamaban Juan Bobo.
      Como no le gustaba que le llamaran Juan Bobo, un día mató un buey para invitar a todos a una comida y de resultas de eso le llamaron Juan Bobazo.
      En vista de lo cual, cogió Juan Bobo la piel y se fue a venderla a Madrid. Cuando llegó a Madrid, hacía tanto calor que se echó al pie de un árbol y se tapó con la piel. Y sucedió que vino un cuervo a picarle la piel mientras echaba la siesta y Juan Bobo lo atrapó y se lo guardó. Luego fue y vendió la piel por siete duros.
      Y después de todo esto, llegó a la fonda y encargó comida para dos.
      Entonces Juan Bobo fue y puso tres duros disimulados junto a la puerta principal, y lo mismo hizo en la escalera con otros dos duros, y lo mismo otra vez al final de la escalera. Hecho esto, se sentó a una mesa y esperó a que le sirvieran; pero no le atendían porque creían que esperaba a su compañero.
    • Von Rita
      El aguinaldo

      Cuento
      de un anónimo español
      Eran unos niños muy muy pobres que en la víspera del Día de Reyes iban caminando por un monte y, como era invierno, en seguida se hizo de noche, pero los pobrecitos seguían andando. Entonces se encontraron con una señora que les dijo:
      -¿Adónde vais tan de noche, que está helando? ¿No os dais cuenta de que os vais a morir de frío?
      Y los niños le contestaron:
      -Vamos a esperar a los Reyes, a ver si nos dan aguinaldo.
      Y la señora del bosque, que era muy hermosa, les dijo:
      -Y ¿qué necesidad teníais de alejaros tanto de vuestra casa? Para esperar a los Reyes sólo habéis de poner vuestros zapatitos en el balcón y después acostaros tranquilamente en vuestras camitas.
      A lo que los niños contestaron:
      -Es que nosotros no tenemos zapatos, y en nuestra casa no hay balcón, y no tenemos camita sino un montón de paja... Además, el año pasado pusimos nuestras alpargatas en la ventana, pero se ve que los Reyes no las vieron porque no nos dejaron nada.
      Así que la señora del bosque se sentó en un tronco que había en el suelo y miró a los pequeños, que la contemplaban ateridos sin saber qué hacer; y ella les preguntó que si querían llevar una carta a un palacio y los niños le dijeron que sí que se la llevarían; entonces ella buscó en una bolsa que llevaba colgada de la cintura y sacó un gran sobre sellado que contenía la carta.
       
    • Von Rita

      El alfiletero de la anjana

      Cuento de un anónimo español
      En Cantabria hay unas brujas llamadas anjanas, que poseen grandes poderes y que premian a los buenos y castigan a los malos. Y también hay una especie de brujos que sólo piensan en hacer daño a la gente y se llaman ojáncanos, porque tienen un solo ojo en medio de la frente. Los ojáncanos viven en cuevas y son enemigos de siempre de las anjanas.

      Un día, una anjana perdió un alfiletero que tenía cuatro alfileres con un brillante cada uno y tres agujas de plata con el ojo de oro.

      Una pobre que andaba pidiendo limosna de pueblo en pueblo lo encontró, pero la alegría le duró poco porque en seguida pensó que, si intentaba venderlo, todos pensarían que lo había robado. Así que, no sabiendo qué hacer con él, resolvió guardarlo.

      Esta pobre vivía con un hijo que la ayudaba a buscarse el sustento, pero un día su hijo fue al monte y no volvió, porque lo había cogido un ojáncano.



    • Von Rita
      Periquillo

      Cuento
      de un autor anónimo español
      Había un matrimonio de labradores que eran los dos tan pequeños que la gente los conocía por el apodo de «los cañamones». Eso a ellos no les incomodaba, pero, en cambio, se lamentaban de no tener hijos.
      Cuando los oían lamentarse, la gente les decía:
      -Y para qué queréis un hijo, si va a ser un cañamón.
      Y los dos respondían:
      -Bueno y qué; pues, cañamón y todo, queremos tener un hijo.
      Y así fue que Dios les concedió un hijo y nació tan pequeño como un cañamón; le llamaron Periquillo y, como no creció ni una cuarta más, con Periquillo se quedó.
      Conque pasó el tiempo y Periquillo fue cumpliendo años tan diminuto como siempre, pero era un muchacho voluntarioso que no se arredraba por ser tan pequeño. Un día que su padre se había ido a trabajar al campo desde por la mañana temprano, le dijo a su madre, que estaba preparando la burra con la comida para llevársela a su padre:
      -Madre, déjeme a mí la burra, que yo le llevo la comida a padre.
      Y la madre le contestó:
      -¿Cómo se la vas a llevar tú, con lo pequeño que eres?
      Y Periquillo le contestó:
      -Usted termine de prepararla, que yo la llevo.
       
       
  • Aktuelles in Themen